viernes, 7 de febrero de 2014

Odio

Eres tú, odio,
un fugaz pasatiempo de los dioses
y el amargo nutriente de los hombres.
Eres, siendo pasión, absceso incómodo

y pústula de vida;
impúdico sustento de civilizaciones;
sórdido y seductor como las flores
del acónito; destello de ira

entre las sombras del crepúsculo;
quimérico delirio sempiterno
que destuyes y creas los imperios;
y el más pérfido, tétrico y oscuro

pensamiento de la conciencia.
Dime entonces ¿por qué te ufanas
y sostienes -como las jarcias-
los cabos que permiten a las velas

de la inquina ceñirse al viento frío
adrizando tu casco ante las olas?.
Singlas a sotavento en la derrota;
¿no será que tu rumbo lo dicta el enemigo?